Comparte esta noticia en tus redes sociales

2017: Picón Blanco, una gran etapa, que llegó para quedarse.

 La arriesgada e importante decisión de los organizadores de la Vuelta a Burgos, de fijar la meta de una etapa con llegada a un puerto de categoría especial, como es Picón Blanco en Espinosa de los Monteros, tuvo el resultado esperado, todo un éxito.

Esta espectacular meta ya es, con solo 4 años de antigüedad, un referente de la Vuelta a Burgos y una etapa codiciada por Vuelta a España.

Impresionantes sus rampas y sus paisajes, merece la pena seguirla. Es todo un regalo para el espectador.

Como no podía ser de otra forma, estrenó el palmarés de victorias de esta etapa, un ilustre del ciclismo internacional, Mikel Landa, que acabaría llevándose también, la clasificación general individual de este año 2017.